Comparte este mensaje

Muchas veces tus compromisos nos están alineados con Dios, no entendiendo que tus compromisos y promesas son muy importantes, y no solo palabras hermosas, las cuales tienen consecuencias eternas.

En la biblia se cuenta una de mis historias favoritas que es la de un hombre que era siervo de Abraham, no se conoce su nombre, solo que era un siervo el cual fue enviado a la tierra de nacimiento de su amo con 10 camellos llenos de riquezas para pagar por el dote de una esposa para su hijo Isaac.

Abraham confía en su siervo y lo envía en esta misión, cabe destacar que el siervo era solo eso, alguien que estaba al servicio de sus Amo, era un hombre que no poseía tierras ni riquezas y viajó solo cientos de kilómetros con tesoros, sin ningún tipo de supervisión.

Cuando el siervo llega a su destino se postra sobre su rostro y clama a Dios para que le indique cual es la mujer correcta para el hijo de su amo. Él pone una prueba a Rebeca la cual la pasa sin ningún problema. El siervo entrega toda la riqueza de su Amo a Rebeca y su padre, y parte de vuelta con Rebeca para llevarla con Isaac. No ganando nada por haber realizado este viaje mas que hacer la voluntad de Dios y su Amo.

Me encanta esta historia porque este siervo fiel entendió una verdad muy valiosa, que nuestros compromisos y promesas son muy importantes, y no solo palabras hermosas, las cuales tienen consecuencias eternas. Este siervo fiel supo como magnificar su llamamiento y cumplir con lo que había prometido a su Señor.

Cuando a Dios hagas promesa, no tardes en cumplirla, porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometas.
Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.
No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel que fue un error. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz y destruya la obra de tus manos?

Eclesiastés 5:4-6

Una promesa es un compromiso solemne de cumplir con rectitud y fidelidad lo que se ha prometido, así que ten en cuenta esta ecuación del compromiso:

Pedido + Si = Promesa

¿A que estas comprometido?

¿Estas comprometido a hacer o no hacer? 

Muchas veces te puedes ver diciendo excusas para justificar el porque no haces ciertas cosas, diciendo frases como no puedo dejar de mentir en el trabajo porque sino me jefe me echará o soy así porque me criaron de esta manera. Los seres humanos estamos destinados a tomar decisiones a cada minuto y a cada instante, pero tu decides siempre que elegir, siendo el compromiso la palabra clave que pueda cambiar tu vida.

Cuando tomas la decisión de seguir a Jesús y haces convenio con Él te conviertes al evangelio de Jesucristo donde tu conversión puede ser tan profunda como la describe el Apóstol Pablo cuando dice que te conviertes en una nueva criatura, naciendo de nuevo mediante la expiación de Cristo (2 Corintios 5:17) y para llegar a ser una nueva criatura debes hacer el compromiso más grande de tu vida para dejar al hombre natural. Donde la naturaleza del compromiso es la transformación, transformación que te lleva a dejar las cosas de este mundo para entrar en una renovación que el Espíritu del Señor efectúa para que tengas un cambio en el corazón donde ya no tienes más deseos de obrar mal sino de hacer la voluntad de Dios la cual es agradable y perfecta (Romanos 12:2).

Es por eso que debes tener un compromiso a la transformación o seguirás a la deriva, pero para que desarrolles ese compromiso requiere que hagas una acción en el presente, en este momento, en el aquí y el ahora, así que hoy es el momento, toma la decisión en este instante y hace un compromiso con Jesús de seguirle, serle fiel y cumplir con lo que le has prometido.

Recuerda esto: Eres lo que eres y tienes lo que tienes de acuerdo al compromiso que cumple o dejas de cumplir con el Señor.

¿Que puedes hacer diferente a lo que ya haces?

¿Cómo puedes pasar de lo bueno a lo mejor?


close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1863 suscriptores.
Acepto las políticas de privacidad *

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1863 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Acepto las políticas de privacidad *
Comparte este mensaje

Author: Patricio Figueroa

Seguidor de Jesucristo y apasionado por su obra ~ Blogger en soypatriciofigueroa.com ~ Director y Conductor en santosconectados.com ~ Administrador de empresas ~ Emprendedor ~ 35 años ~ Casado ~ Padre de 3 Hijos ~ Pescador Deportivo.

Deja un comentario