Comparte este mensaje

Aveces somos prisioneros de nuestras propias decisiones, pero Jesus desea que seamos libres y nos ha dado todas las herramientas para que lo logremos

Archie Williams es un hombre Estadounidense de dependencia Africana, de la ciudad de Luisiana,  estuvo preso por 37 años por un crimen que no cometió y el cual años más tarde fue liberado gracias al ADN.

En la mañana del 9 de Diciembre de 1982, una mujer blanca de 30 años fue violada en su hogar, el 4 de enero es arrestado y acusado de dicho delito, y aunque ninguna de las huellas dactilares de la escena concordaban con las de él, tres personas atestiguaron haberlo visto allí ese día, alguien debía pagar por el delito, así que fue condenado a 80 años sin la posibilidad de revisión. Fue llevado a la prisión estatal de Angola, catalogada como la más sangrienta de los Estados Unidos.

El solo tenía 2 opciones, ser fuerte o débil, porque iba a ser juzgado y probado allí. Los días se convirtieron en semanas, luego en meses, en años y en décadas.

Años más tarde y gracias a la tecnología le permitió volver al juzgado, pusieron sus huellas dactilares en la base de datos y coincidían con la de un violador en masa. El 21 de Marzo del 2019 y tras 37 años en prisión Archie recuperó su libertad.

Sin lugar a dudas, este encarcelamiento injusto trajo mucho dolor a quien se vio privado de su libertad. Pero hay un tipo de encarcelamiento que puede ser igual de devastador y el cual es el resultado de nuestras propias decisiones, las que pueden arrastrarnos a deseos y pasiones sin control.

Uno de mi mayores anhelos desde la infancia fue dedicarme al ilusionismo, desde niño me fascinó  la magia y esperaba de grande dedicarme a tiempo completo. Un buen día se dio la posibilidad y comencé hacer una carrera que duro muchos años, a pesar de que ganaba bien, la intermitencia de los pago provocaba que muchas veces no pudiera proveer en el momento oportuno para mi familia, muchas veces decidí parar y dedicarme a realizar otra actividad, pero mi miedo a que me vieran como alguien que fracaso me hizo prisionero de mis propias desiciones, minó mi espiritualidad y estaba acabando con mi relación familiar, lo que casi termina en divorsio.

En el Libro de Mormón, podemos ver como Lehi dio respuesta a este tipo de situaciones: “Por lo tanto, el Señor Dios le concedió al hombre que obrara por sí mismo. De modo que el hombre no podía actuar por sí a menos que lo atrajera lo uno o lo otro” (2 Neri 2:16). El Señor desea que seas libre, pues para eso fuiste creado, pero escoger lo que es realmente necesario es un don que Dios te ha concedido. Muchos te dirán que es libre de escoger el camino que quieras tomar, pero lo que no puedes hacer es evitar las consecuencias de esas desiciones. Más adelante se enseñó: “Así pues, los hombres son libres según la carne; y les son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres para escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo…” ( 2 Nefi 2:27).

Me costó entender que mi familia estaba primero que mis deseos y que las desiciones equivocadas que había tomado me trajeron consecuencias tan negativas que incluso tuvimos que vender nuestra casa. No me había dado cuenta me que me había convertido en un esclavo de mis desiciones y que eso estaba haciendo mucho daño a mis seres queridos, hasta que me di cuenta que la libertad radicaba en una decisión basada en sacrificar mi deseo, el cual era el principio clave para poder liberarme y aunque esa decisión no tenía consecuencia eternas hay otras que si las tienen.

En este camino hacia la vida eterna no estas solo, Dios está contigo y aumenta tu fuerza con el poder de Su gracias. Si hoy tomas una decisión correcta eso te permitirá tomar otra más adelante en el futuro.

Jesús prometió: “…Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:31–32). Pon en practica todos los principios del evangelio de Jesucristo, lo que te permitirá tomar decisiones correctas, te permitirá estar más espiritualmente conectado con Dios y entonces serás verdaderamente libre


close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1863 suscriptores.
Acepto las políticas de privacidad *

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1863 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Acepto las políticas de privacidad *
Comparte este mensaje

Author: Patricio Figueroa

Seguidor de Jesucristo y apasionado por su obra ~ Blogger en soypatriciofigueroa.com ~ Director y Conductor en santosconectados.com ~ Administrador de empresas ~ Emprendedor ~ 35 años ~ Casado ~ Padre de 3 Hijos ~ Pescador Deportivo.

Deja un comentario