Comparte este mensaje

El libro de Jonás nos cuenta la historia de cómo él huye de la voluntad de Dios cuando lo envía a predicar el arrepentimiento a Nínive.

Jonás se encontraba en Jope cuando el Señor lo envía a predicar Nínive, la cual era una importante ciudad Asiria y la que se ubicaba a 900 kilómetros al este de donde se encontraba él, pero en cambió Jonás decide huir a Tarsis que quedaba a 4.000 mil kilómetros al oeste para no cumplir con lo que Jehová le había pedido.

“Pero Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.”

Jonás 1:3

Desobedecer deliberadamente la voluntad de Dios tiene un costo, debemos pagar un precio por nuestras decisiones al igual que Jonás que tuvo que pagar uno para irse a Tarsis. Cuando te alejas de Dios tú pagas el precio de esa decisión.

Muchas personas se encuentran endeudadas y no pueden salir de sus apremios económicos por mucho tiempo, otros están sumergidos en relaciones tóxicas, en empleos con malas condiciones. Se encuentran atrapados en un círculo vicioso del cual no pueden salir.

Pero el regreso no es fácil, te has alejado 4.000 mil kilómetros y tienes que devolver 4.900 para volver a donde Dios te quería en un principio y no podemos esperar que nos pesque y nos teletransporte al lugar donde debíamos estar.

Si nos arrepentimos al igual que Jonás, Dios no hará volver a su manera, él tuvo que volver dentro de un pez, ya no va ser en la comodidad de un barco, sino que a la manera del Señor. Más adelante, en el capítulo 3 y una vez que el pez ya lo ha vomitado en tierra Jehová le dice lo siguiente:

“Y vino la palabra de Jehová por segunda vez a Jonás, diciendo: Levántate, ve a Nínive, la gran ciudad, y proclámale el mensaje que yo te diré.”

Jonás 3:1-2

El Señor no cambio su voluntad, el mandato es el mismo, ir a predicar a Nínive, es el mismo mensaje antes de ir a Tarsis, Dios no lo cambio, ¿No es mejor hacerlo a la primera? Si no estás pagando un diezmo integro, si no estás guardando la palabra de sabiduría o no estás cumpliendo la ley de castidad u otro mandamiento, te informo que estás de camino a Tarsis, te estás alejando de la voluntad de Dios y estas desobedeciendo deliberadamente, estas emprendiendo el largo viaje de la desobediencia y tendrás que pagar el precio por ello. Te invito a aprender a obedecer al primer mandato, esfuérzate por hacerlo, busca la voluntad de Dios y hazla.

¡Gracias por estar aquí!

Si te gusto, califícanos y déjanos un comentario ingresando AQUÍ

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1863 suscriptores.
Acepto las políticas de privacidad *

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1863 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Acepto las políticas de privacidad *
Comparte este mensaje

Author: Patricio Figueroa

Seguidor de Jesucristo y apasionado por su obra ~ Blogger en soypatriciofigueroa.com ~ Director y Conductor en santosconectados.com ~ Administrador de empresas ~ Emprendedor ~ 35 años ~ Casado ~ Padre de 3 Hijos ~ Pescador Deportivo.

Deja un comentario