Comparte este mensaje

Leman y Lemuel a pesar de haber sido visitados por ángeles y enseñados por las escrituras habían dejado de sentir el espíritu, porque dejaron de hacer las cosas que promueven su influencia. Se olvidaron de todo lo que el Señor había hecho por ellos.

Nefi les preguntó a sus hermanos:

“¿Cómo es que no habéis escuchado la palabra del Señor? ¿Cómo es que os habéis olvidado de haber visto a un ángel del Señor? Sí, y, ¿Cómo es que habéis olvidado cuán grandes cosas el Señor ha hecho por nosotros?…

Sí, y, ¿Cómo es que habéis olvidado que el Señor tiene poder de hacer todas las cosas según su voluntad, para los hijos de los hombres, si es que ejercen la fe en él?”

1 Nefi 7:9-11

La palabra que utiliza de forma repetitiva Nefi es el “Cómo es que” el cual es una fórmula para preguntar por el modo de suceder algo, y a la vez su causa. Para Nefi se trataba de algo extraño o difícil de entender, como es que sus hermanos que habían sido enseñados por el mismo padre y habían recibido la misma enseñanza, habían visto al mismo ángel y aún así se habían olvidad del Señor y habían perdido la fe.

“Así como unas débiles fibras forman un hilo y luego una hebra y por fin una cuerda, las cosas pequeñas que se combinan se vuelven tan firmes que es difícil romperlas.

Siempre tenemos que ser conscientes del poder que las cosas pequeñas y sencillas ejercen en la formación de la espiritualidad.”

M. Russell Ballard, “Las cosas pequeñas y sencillas”, Liahona, julio de 1990, pág. 10.

Si no haces las cosas pequeñas que Jesucristo nos ha enseñado, si no te esfuerzas por escudriñar las escrituras y ni buscas la influencia del Espíritu Santo, sino oras diariamente de forma personal y con tu familia, sino asistes a las reuniones de la Iglesia, sino estudias el ven, sígueme, que son prácticas habituales de los fieles Santos de los Últimos Días. El poder de Dios no se podrá manifestar en tu vida por medio de la fe en Jesucristo e inevitablemente tu fe se debilitará y terminarás apartándote de la senda.

Aunque cada una de estas actividades pueden parecer pequeñas y sencillas, te prometo que con el tiempo producirán un poderoso incremento y crecimiento espiritual en tu vida.

¡Sigue perseverando, el Señor te ama y te fortalecerá!

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1860 suscriptores.
Acepto las políticas de privacidad *

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1860 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Acepto las políticas de privacidad *
Comparte este mensaje

Author: Patricio Figueroa

Seguidor de Jesucristo y apasionado por su obra ~ Blogger en soypatriciofigueroa.com ~ Director y Conductor en santosconectados.com ~ Administrador de empresas ~ Emprendedor ~ 35 años ~ Casado ~ Padre de 3 Hijos ~ Pescador Deportivo.

Deja un comentario