Comparte este mensaje

Los miembros de la Iglesia tenemos el privilegio de tener la compañía constante del Espíritu Santo. Para esto se requiere que guardemos todos los mandamientos dados por Dios.

El Espíritu Santos es el tercer miembro de la trinidad y un parte fundamental en nuestro crecimiento personal, ya que nos brindará revelación para ayudarnos a tomar buenas decisiones en la vida, tales como elegir la persona correcta para casarse, que estudiar, el servir una misión, el momento adecuado para traer hijos al mundo, dónde viviremos con nuestra familia, etcétera.

Sin duda estas son decisiones importantes, las cuales debemos atender con cuidado y el Señor espera que puedas meditar en ellas, que pongas en ejercicio tu albedrío, que busques guía a través de la oración para que puedas tomar la decisión correcta que se ajuste al Evangelio.

“Si pides, recibirás revelación tras revelación, conocimiento sobre conocimiento, a fin de que conozcas los misterios y las cosas apacibles, aquello que trae gozo, aquello que trae la vida eterna.”

Doctrina y Convenios 42:61

Si pides revelación para estos asuntos importantes de la vida en oración, el Señor a través del Espíritu Santos te dará el conocimiento que necesitas, hablando a tu mente y a tu corazón en cuanto a muchas cosas valiosas. Pero debes tener cuidado de no cometer la imprudencia de pedir por cosas de menor importancia, trascendencia o interés, ya que esto trivializa su función sagrada.

Por otra parte, debes tener en cuenta que el Espíritu Santo honra el albedrío de cada persona y que sentirás su influencia en tu vida de maneras diferentes a otras personas, en diferentes momentos y con diferentes grados de intensidad, según sean tus necesidades y circunstancias que estés viviendo.

Te invito a buscar de manera constante la guía, la advertencia, el aliento, la fortaleza, el consuelo y la paz que solo Espíritu Santo puede dar, para que a través de Él puedas realizar la obra de Dios en tu familia y en tu vida personal, y que a través del entendimiento de la importancia de tenerlo diariamente en tu vida llegues a tener un testimonio personal de que el Espíritu Santo es una bendición para ti.

¡Gracias por estar aquí!

Si te gusto, califícanos y déjanos un comentario ingresando AQUÍ

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1860 suscriptores.
Acepto las políticas de privacidad *

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1860 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Acepto las políticas de privacidad *
Comparte este mensaje

Deja un comentario