Comparte este mensaje

Si algo he aprendido de este Evangelio es que fuimos creados para vivir y tener gozo. Pero ¿Cómo puedo tener gozo si he fracasado?

A veces desconocemos que nuestros fracasos esconden las semillas de las grandes oportunidades en nuestra vida. Pero lo importante es poder aprender de esos errores y encontrar lo bueno que hay en ellos. El élder Dieter F. Uchtdorf dijo:

“Gracias a Jesucristo, nuestros fracasos no tienen por qué definirnos; pueden refinarnos.”

Elder Dieter F. Uchtdorf Del Cuórum de los Doce Apóstoles. Conferencia General abril 2021.

Cuando Sansón descendió a Tinnat en busca de una mujer de las hijas de filisteos, dicen las escrituras que llegando a las viñas del mismo lugar se encontró con un cachorro de león al cual despedazo.

 “Y volvió después de algunos días para tomarla, y se apartó para ver el cuerpo muerto del león, y he aquí en el cuerpo del león había un enjambre de abejas y un panal de miel.”

Jueces 14:8

Me encanta ver como en un cuerpo muerto, putrefacto por el hedor de la muerte puede albergar un panal de abejas donde Sansón obtiene miel. Este pasaje de las escrituras me ha  enseñado que a pesar de todo lo malo podemos sacar algo bueno, podemos obtener algo positivo. Es cierto que hay situaciones dramáticas en la vida de la que es difícil obtener algo positivo de ellas, pero aún así podemos aprovechar lo bueno que te brinda esa situación.

Te invito a mirar con optimismo los hechos de tu vida y no con juicio crítico, sino que aprender de esas experiencias y ver la oportunidad que esconde cada fracaso en tu vida. Te prometo que si lo haces liberarás tú potencial que aún no conoces, el que proviene del amor y la grandeza de Dios.

¡Sigue perseverando, el Señor te ama y te fortalecerá!

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1858 suscriptores.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1858 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Comparte este mensaje

Deja un comentario