Comparte este mensaje

Pero ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos; y llegó a ser primicias de los que durmieron. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.

1 Corintios 15:20-21

Ciertamente la resurrección literal y universal, es un aspecto clave, trascendente e importante dentro de nuestra creencia cristiana y va más allá de las evidencia que pueda existir. Es el milagro más extraordinario de todas las épocas, sobrepasando toda percepción y comprensión del hombre. En él se revelan la omnipotencia de Dios y la inmortalidad del hombre..

El profeta José Smith Señaló:

“Los principios fundamentales de nuestra religión son el testimonio de los apóstoles y de los profetas concernientes a Jesucristo: que murió, fue sepultado, se levantó al tercer día y ascendió a los cielos; y todas las otras cosas que pertenecen a nuestra religión son únicamente apéndices de eso”

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, 2007, págs. 51–52].

La resurrección marca nuestra trayectoria eterna, de allí radica su importancia, ya que demarca el camino que pone fin a la mortalidad y otorga el principio de la inmortalidad. Del mismo modo sabemos por la revelación moderna que si no se reúne nuestro espíritu con nuestro cuerpo en la resurrección no lograremos tener “una plenitud de gozo” (DyC 93:33-34). A su vez nos da la convicción de que la muerte no es el final de la vida, si no que solamente un paso necesario de transición hacia la inmortalidad.

La resurrección no solo nos brinda esperanza, sino que también seguridad, fortaleza y perspectiva para enfrentar los desafíos propios de la vida como las deficiencias físicas, mentales y emocionales, ya que gracias a la resurrección sabemos que todos estos desafíos son solo temporales. Lo más importante es que la resurrección nos da la oportunidad de volver a estar nuevamente con los miembros de nuestra familia, donde esperamos reunirnos nuevamente con ellos con júbilo en la otra vida.

El escepticismo y la incredulidad del mundo no es solo un hecho actual, hace más de dos mil años como en el presente muchas personas erigen altar “Al Dios no conocido” del cual poco o nada saben sobre Él. Esto lo podemos encontrar en el Libro de Hechos, capítulo 17 el cual narra el camino del apóstol Pablo hacia Areópago donde había visto esplendidas estatuas de dioses donde se reunían filósofos y sabios para analizar los misterios de la vida.

Pablo predica en este lugar de intelectuales y comparte su testimonio sobre un hombre, el hijo unigénito de Dios, el cual venció la muerte y regreso a la vida revestido de gloria, levantándose de entre los muertos. Al oír hablar de la resurrección algunos se burlaron exceptuando unos pocos (He 17:22-33).

Así mismo en la actualidad hay muchos que se burlan, otros dudan, más otros se alejan en pos de otros Dioses a los cuales prestan más atención que al Señor resucitado.

Desconocen que el triunfo de Jesucristo sobre la muerte es el hito histórico más grande de la humanidad, donde el Unigénito del Dios no solo sufrió por nuestros pecados y debilidades en el Getsemaní, sino que murió en la cruz del calvario y para luego resucitar como primicia de los muertos. Gracias a Él la promesa de que las la familias de la tierra puedan estar juntas de nuevo se cumplirá.

Gracias a Él, la culpa se convierte en paz, el remordimiento se convierte en alivio y la desesperación se convierte en esperanza.

Presidente Russell M. Nelson

Las profecías de Isaías ciertamente fueron cumplidas, el pago por todos nosotros y por sus heridas fuimos sanados.  En este tiempo donde celebramos la victoria de Jesús sobre la muerte reflexionemos y demos gracias a Dios porque tenemos la resurrección que permite que nuestras aflicciones mortales sean solo temporarias. Ruego que el recordar el sacrificio del Salvador les llene de esperanza y fortaleza de seguir adelante perseverando hasta el fin de sus días de probación..

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1858 suscriptores.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1858 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Comparte este mensaje

Author: Patricio Figueroa

Seguidor de Jesucristo y apasionado por su obra ~ Blogger en soypatriciofigueroa.com ~ Director y Conductor en santosconectados.com ~ Administrador de empresas ~ Emprendedor ~ 35 años ~ Casado ~ Padre de 3 Hijos ~ Pescador Deportivo.

Deja un comentario