Comparte este mensaje

Es muy fácil caer en malas conversaciones que poco edifican, a veces podemos darnos cuentas otras veces somos arrastrados hacia ellas. Pero sea cual sea el caso, estas peligrosas conversaciones pueden destruir la moral de los creyentes.

El apóstol Pablo advirtió a santos de la iglesia de Corintios sobre esto diciendo:

“No os dejéis engañar: Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. Velad debidamente, y no pequéis, porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.”

1 Corintios 15:33-34

Pablo nos enseña a cuidar cada una de las cosas que decimos, que las malas conversaciones puede derribar los buenos principios que hemos aprendidos. Por lo que debemos estar atentos a cada cosa que sale de nuestra boca, manteniendo un lenguaje impecable.

Me gusta la palabra “impecable”, esta proviene del latín “impeccatum” que significa sin pecado. Por lo que debemos evitar los chismes, las calumnias, las críticas, las palabras obscenas, los comentarios hirientes, las bromas de mal gusto, las propuestas indecentes y todas aquellas cosas que en nada edifican y que dan mal testimonio a aquellos que aún no han tenido un encuentro con Dios.

Recuerda que toda palabra que sale de tu boca está estrechamente relacionada con la clase de personas con quienes compartimos y con lo que somos.

Así que cada vez que abras la boca sea una oportunidad de compartir temas que enriquezcan al oyente y sean de gran valor tanto humano como espiritual, lo que constituirá una gran bendición para ti, en cambio las malas conversaciones solo traerán ataques, resentimientos y divisiones.

No olvides lo que dijo Jesús “de la abundancia del corazón habla la boca” (Lucas 6:45) lo cual significa que lo que expresamos es un reflejo de los pensamientos y sentimientos que albergamos en nuestro corazón. Pero lo que el Señor quiere es que tus conversaciones sean un aporte a esta sociedad y a las personas que te rodean, siendo tus palabras un aporte para su crecimiento espiritual.

¡Gracias por estar aquí!

Si te gusto, califícanos y déjanos un comentario ingresando AQUÍ 

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1858 suscriptores.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1858 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Comparte este mensaje

Deja un comentario