Comparte este mensaje

Etimológicamente, “procrastinación” deriva del verbo en latín procrastināre, que significa postergar hasta mañana. Es el hábito de retrasar una actividad, lo que pone en riesgo el alcanzar nuestras metas tanto personales como espirituales.

Esto es algo más común de lo que parece, para lo cual emplearé una perspectiva bíblica para ilustrarlo.

Jehová le pidió a Moisés que se presentará ante Faraón para que dejara ir a su pueblo. Como Faraón no acepto, el Señor mando una plaga de ranas que infestó toda la tierra de Egipto.  Entonces sucedió lo siguiente:

“Faraón llamó a Moisés y a Aarón y les dijo: Orad a Jehová para que quite las ranas de mí y de mi pueblo, y dejaré ir al pueblo para que ofrezca sacrificios a Jehová. Y dijo Moisés a Faraón: Dígnate decirme cuándo he de orar por ti, y por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas sean quitadas de ti y de tus casas, y que solamente se queden en el río.

Y él dijo: Mañana. Y Moisés respondió: Se hará conforme a tu palabra, para que conozcas que no hay como Jehová, nuestro Dios.”

Éxodo 8:8-10

Faraón tuvo la oportunidad de liberarse de las ranas en ese mismo momento. Moisés le dio la oportunidad de decidir si se las quitaba al instante, pero el faraón decidió que fuera mañana ¿Por qué habrá querido dormir una noche más con las ranas?

Muchas veces tenemos las oportunidad de ser bendecidos por el Señor hoy mismo, pero nosotros decidimos postergar la bendición hasta mañana. ¿Cuándo lo hacemos? Cuando decidimos comenzar a leer las escrituras mañana, porque hoy estoy muy ocupado, cuando decidimos comenzar a orar otro día, cuando postergamos semana a semana nuestra noche de hogar por falta de tiempo, cuando decidimos comenzar a pagar el diezmo el próximo mes. ¿Cuántas bendiciones nos perdemos al postergar hasta mañana? ¿De cuantas aflicciones podríamos ser librados si tomáramos una acción hoy?

No esperes más para comenzar hacer las cosas que el Señor requiere de ti ¡Hazlo ahora mismo! No retrases la bendición, lee diariamente las escrituras, ora todos los días, haz tu noche de hogar regularmente y guarda tus convenios.

¡Sigue perseverando, el Señor te ama y te fortalecerá!

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1863 suscriptores.
Acepto las políticas de privacidad *

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1863 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Acepto las políticas de privacidad *
Comparte este mensaje

2 Replies to “Procrastinación espiritual”

Deja un comentario