Comparte este mensaje

Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, y vana es también vuestra fe.”

1 Corintios 15:16

Toda la teología cristiana se basa el supuesto hecho de la resurrección, si esta no hubiese sucedido la religión sería vana al igual que nuestra creencia en Jesucristo.

Existen muchas teorías en cuanto a la muerte de Jesús y si ésta realmente sucedió o no. Últimamente gracias a la popularidad de las redes sociales ha salido a la luz pública una corriente de ideas en cuanto a su deceso y posterior victoria sobre la muerte. Ciertamente vivimos en la era de la información, pero también circula mucha desinformación detrás de perfiles y sitios de dudosa autoría.

Muchos apologistas musulmanes aseguran que Jesús no era un ser divino, que nunca fue muerto y mucho menos haber resucitado. Por otra parte, existe una creencia popular afirmada por un prominente líder Hindú sobre que Jesús solo habría sido herido y luego de recibir tratamiento médico huiría hacia la India donde años más tarde moriría de causas naturales.

Otras declaraciones sobre la muerte de Jesús aparecen en el libro Las cartas privadas de Jesús del escritor Michael Baigent el cual señala que como Jesús apoyaba el pago de impuestos al César. Pilato no quería matarlo, para lo cual ideó un plan para engañar a las autoridades religiosas de la época que lo querían muerto, haciéndolo bajar secretamente de la cruz vivo. Así mismo el célebre cineasta y escritor Nader Taleb- zadeh señaló que en realidad fue judas el que fue crucificado luego de que Dios rescatara en último momento a Jesús y lo llevara al cielo, por lo que Cristo nunca experimentaría la muerte y mucho menos resucitó.

Ciertamente hay muchas teorías circulando que intentan desacreditar la resurrección de Jesucristo. Pero ¿Qué evidencia tenemos de su resurrección? Aquí te comparto algunas:

HECHO HISTÓRICO

Jesús fue crucificado a través de una crucifixión romana, no hay dudas de lo salvajes y despiadados que eran los romanos, así lo afirman muchos historiadores de la época como Tácito quién escribió que Jesús fue sometido a la penalidad máxima en el reinado de Tiberio. El historiador Josefo también escribió al respecto señalando que fue condenado a ser crucificado. Así como estos y muchos otros también aseguran que Jesús fue condenado a la cruz.

TESTIMONIO DE LOS DISCÍPULOS

Un hecho irrefutable de que Jesucristo resucito es el testimonio de los apóstoles registrado en los 4 evangelios sinópticos, ciertamente que estos hombres hayan visto al Salvador resucitado es una evidencia clara y convincente, además de que sostuvieron este testimonio durante toda su vida y lo sellaron con su muerte.

 También está el testimonio de María Magdalena y las tres mujeres que la acompañaban, las cuales vieron al Salvador crucificado, lo bajaron de la cruz, prepararon su cuerpo y lo dejaron en el sepulcro, además de ser las primeras testigos oculares de ver a Jesucristo resucitado. Si Él hubiese quedado vivo después de la sanguinaria lapidación por parte de los romanos es muy poco probable que hubiere sanado rápido de esas heridas como para presentarse ante estas mujeres.

CONVICCIÓN DE LOS APÓSTOLES

Los apóstoles no solo predicaron que Jesús había resucitado sino que ciertamente estaban dispuestos a morir por esa creencia. Recordemos que Saulo de Tarso que posteriormente se llamaría Pablo fue un perseguidor de la Iglesia y esto es un hecho realmente anecdótico pues paso de ser un perseguidor de los primeros cristianos a ser un mártir de Jesucristo. Es muy poco probable que alguien esté dispuesto a morir por una mentira y más aún que estos 12 apóstoles pudieran sostener esa mentira por muchos años y estuvieran dispuestos a morir por  ella ¡No tiene ninguna lógica!

LA VICTORIA SOBRE LA TUMBA

Muchos arqueólogos han podido determinar a través de excavaciones en lugares del primer siglo y que dan cuenta de cómo habría sido la tumba de Jesucristo. Se cree que una gran piedra en forma de disco cubría la tumba y que se necesitarían muchos hombres para poder moverla y reabrir la tumba. Además de la dificultad producto del peso físico existía una seguridad proporcionada por guardia que custodiaba la misma. Es más, cuando los guardias informan de la resurrección de Jesús a los judíos, estos les pagan para que mientan e informe que se habían dormido  y que los discípulos habían aprovechado este momento para robarse el cuerpo (Mt 28:11-15).

Te invito a suscribirte al blog para que no te pierdas la segunda parte, un abrazo.

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1858 suscriptores.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1858 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Comparte este mensaje

Author: Patricio Figueroa

Seguidor de Jesucristo y apasionado por su obra ~ Blogger en soypatriciofigueroa.com ~ Director y Conductor en santosconectados.com ~ Administrador de empresas ~ Emprendedor ~ 35 años ~ Casado ~ Padre de 3 Hijos ~ Pescador Deportivo.

Deja un comentario