Comparte este mensaje

El perdón tiene un poder sanador, ya que nos libera de la amargura, la rabia y la culpa, los que nos permite liberarnos de una carga pesada de llevar y nos abre la puerta hacia la felicidad en esta vida.

Mateo narra una de las enseñanzas de Jesucristo sobre el perdón, donde el Salvador nos enseña la parábola del rey que quiso hacer cuenta con sus siervos, donde uno de ellos le debía y no podía pagar, el señor movido de misericordia le perdono la deuda. Pero el siervo no fue capaz de perdonar la deuda a uno de sus consiervos y lo hecho a la cárcel hasta que pagara.

“Entonces llamándole su señor, le dijo: ¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también haber tenido misericordia de tu consiervo, así como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía.”

Mateo 18:32-35

¿Por qué nos cuesta tanto perdonar si en el fondo de nuestro corazón sabemos que es la mejor opción en nuestra vida? Probablemente es porque nos sentimos vulnerables, expuestos, frágiles o débiles, ya que el perdonar nos hace mirar nuestras heridas, lo que puede ser no muy agradable.

El perdón siempre tendrá un costo el cual tendremos que asumir, si alguien te hace algún daño, si te robo, si te engaño, tendrás que pasar por alto y olvidarlo para liberarte de la amargura. Te lo explico con un ejemplo: a un amigo hace unos años atrás le presté 500 dólares los cuales nunca me los pago, años más tarde lo encontré y me pidió perdón por no haberme pagado, le dije que no se preocupara, que lo perdonaba y que ya lo había olvidado. El perdonarlo, a él lo liberó de la culpa y a mí me costó 500 dólares, así mismo Jesucristo entrego su vida para que tú fueses perdonado.

“El que no perdona a otros destruye el puente sobre el cual él mismo debe viajar.”

Spencer W. Kimball

Entonces ¿por qué debo perdonar?

Primero, porque el Señor nos perdonó primero y segundo porque nos beneficia de forma personal, nos libera y nos proporciona paz interior. Te invito a experimentar el poder sanador del perdón.

¡Gracias por estar aquí!

Si te gusto, califícanos y déjanos un comentario ingresando AQUÍ

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1860 suscriptores.
Acepto las políticas de privacidad *

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1860 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Acepto las políticas de privacidad *
Comparte este mensaje

Author: Patricio Figueroa

Seguidor de Jesucristo y apasionado por su obra ~ Blogger en soypatriciofigueroa.com ~ Director y Conductor en santosconectados.com ~ Administrador de empresas ~ Emprendedor ~ 35 años ~ Casado ~ Padre de 3 Hijos ~ Pescador Deportivo.

Deja un comentario