Comparte este mensaje

En el Evangelio de Lucas se narra la historia de 10 leprosos que cuando vieron a Jesús pasar al entrar a una aldea salieron a su encuentro pidiendo misericordia del Señor. El Salvador les pidió que se presentaran ante los sacerdotes y mientras iban hacia allá fueron sanados, pero solo uno de ellos volvió a glorificar a Dios.

“Y respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios, sino este extranjero? Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha sanado.”

Lucas 17:17-19

Esta historia es un recordatorio de la importancia de ser agradecidos. La gratitud es una llave poderosa que nos da acceso a las bendiciones que Dios tiene reservadas  para nosotros. Los leprosos consiguieron la sanación y cuando pasamos por tribulaciones acudimos desesperadamente a Dios en su ayuda para que nos saque de nuestros aprietos, es entonces cuando nos convertimos en uno de esos 10 leprosos que van en busca del Señor para ser sanado, consolado o perdonado.

Aunque el Señor siempre acude en nuestra ayuda, muchas veces no somos capaces de reconocer que Él nos ayudo y creemos que mucha de las cosas buenas que suceden en nuestra vida son producto de nuestros propios méritos.

Hay un bello himno que me encanta y me ayuda a recordar el valor de la gratitud

“Cuando te abrumen penas y dolor, cuando tentaciones rujan con furor, ve tus bendiciones; cuenta y verás cuántas bendiciones de Jesús tendrás.

No te desanimes do el mal está, y si no desmayas, Dios te guardará. Ve tus bendiciones y de Él tendrás en tu vida gran consolación y paz.”

Himno 157 Cuenta tus bendiciones

Hoy es un buen momento para reflexionar sobre tu vida y recordar cuantas bendiciones has recibido del Señor. Te invito a poner una oración de gratitud en tu corazón y elevarla a Dios. Dale gracias porque estás vivo, porque tienes que comida en tu mesa, por tu familia, dale las gracias por los momentos buenos que has vivido que han traído alegría a tu corazón y también por los malos momentos que te han hecho más fuerte y te ayudaron a ser quién eres hoy, dale gracias por tener las escrituras que te acerca a Él y por tantas cosas más.

Si hay algo que agrada a Dios es un corazón agradecido y si cultivas esta actitud de agradecimiento en tu corazón estarás desarrollando una de las más nobles virtudes.

¡Gracias por estar aquí!

Déjanos tu comentario al final del blog

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1858 suscriptores.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1858 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Comparte este mensaje

Deja un comentario