Comparte este mensaje

Jesús cuando enseñó el sermón del monte dijo lo siguiente:

“Y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.”

Mateo 5:41

Una milla equivale a 1,6 kilómetros y Jesús le estaba enseñando a la multitud que debían caminar 3,2 kilómetros. La milla extra era una ley romana impuesta al pueblo judío, la cual declaraba que si un soldado romano requería transporte de su equipaje podía ordenar a cualquier ciudadano cargar sus armas o equipo por la distancia de hasta una milla, lo que requería dejar todo lo que estuvieran haciendo por obedecer con este decreto. Así que cuando Jesús dijo; “Y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos”, la gente no estaba precisamente contenta con él.

Durante la pandemia he tenido que recorrer una y dos millas. Producto de toda la conmoción producida por el COVID-19 mi trabajo se visto afectado, ya que las ventas han sido bajísimas, por lo que me han tenido que reducir el salario y he tenido que trabajar mucho más horas por menos dinero. Aunque la situación puede parecer injusta he tenido que ir más alto y más lejos de lo esperado.

Lo que me ha enseñado esta parábola es que sea cual sea la circunstancia laboral no debo hacer lo mínimo, sino dar lo mejor de mi excediendo las expectativas de mi jefe, no para esperar una promoción o un aumento de salario, sino porque soy un testigo de Jesús, porque hace años atrás decidí tomar sobre mí el nombre de Cristo, porque lo hago para la gloria de Dios.

La primera milla siempre la transitamos por inercia, porque debemos cumplir con las leyes laborales, la segunda demanda decisión, voluntad, conciencia y esfuerzo; por tanto, caminar la primera es algo natural; querer avanzar la segunda demanda un tremendo esfuerzo, pero es aquí donde se ve reflejado el carácter de un cristiano.

Ser cristiano y un discípulo de Jesucristo está más allá de la norma, siempre que las cosas se ponen difícil en mi trabajo me pregunto ¿Estoy dispuesto a caminar una milla extra? Y aunque mucha gente se sorprende, para mi es lo que enseñó el Maestro.

¡Gracias por estar aquí!

Si te gusto, califícanos y déjanos un comentario ingresando AQUÍ

close

Sé el primero en saber cuando compartimos un nuevo artículo

Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 1860 suscriptores.
Acepto las políticas de privacidad *

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Suscríbete a nuestro blog y únete a otros 1860 suscriptores.
Recibirás nuestras reflexiones en tu correo. Solo enviaremos artículos de gran valor ¡Lo prometo!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Acepto las políticas de privacidad *
Comparte este mensaje

Deja un comentario